IMPORTANCIA NUTRITIVA DE LOS DÁTILES

 


El dátil seco es una de las frutas deshidratadas que con más frecuencia se consume en todo el mundo. Existen más de 100 variedades de dátiles, entre las que se encuentran el Medjool, el Khadrawi, el Zahidi, el Halawi, el Bardhi y el Deglet Noor, este último es una de las más apreciadas.

Mientras en algunos países como Estados Unidos se compran y consumen como producto dulce, en otros países como los árabes, suele ser ingredientes esenciales de platos salados. En la India se emplean para preparar chutneys y curry.

Energéticos: Los dátiles, tanto frescos como secos, son un alimento muy nutritivo. Para empezar, aportan una gran cantidad de energía. Mientras los primeros contienen 107 calorías por cada 100 gramos, los secos llegan a las 227 calorías por la misma cantidad de producto.

Ricos en fibra: También son una importante fuente de fibra soluble, lo que los convierte en un inmejorable laxante que no irrita el estómago.
Ricos en minerales: Los dátiles secos contienen más minerales que los frescos, sobre todo potasio, cobre, hierro y magnesio. Su principal defecto es que uno de sus componentes es la tiramina, que puede provocar migrañas en personas susceptibles a padecer este problema.
 

Dátiles

Composición por 100 gramos

Principios inmediatos:

%

Agua

23,9

Celulosa

3

Hidratos de carbono

70

Grasas

0,5

Proteínas

2,2

Cenizas

1,3

Minerales:

Potasio

0,711

Sodio

0,022

Calcio

0,072

Magnesio

0,065

Hierro

0,003

Fódoro

0,069

Azufre

0,137

Cloro

0,242

Manganeso

0,005

Aluminio

0,0003

Cobre

0,0002

Cinc

0,0003

Vitaminas:

Vitamina A

283 U.I.

Vitamina D

45 U.I.

Vitamina C

1 mg

Vitamina Bl

0,124

Vitamina B2

0,122

Vitamina PP

0,120

 

Alcalinidad

    Es un alimento básico por su riqueza en sales alcalinas, que posee en proporción del 61

Calorías

    Es un alimento altamente energético ya que constituye un verdadero concentrado de azúcares directamente asimilables proporcionando 310 calorías por 100 gramos.

Efectos sobre el organismo

    El dátil, fruto de la palmera, tiene un gran valor nutritivo. Su pulpa es rica en Sustancias azucaradas: glucosa, levulosa y sacarosa. Estos azúcares naturales son más sanos y nutritivos que el azúcar industrial. Y aun cuando se ha dicho que el dátil es indigesto, es la más digerible entre las frutas que desarrollan alto número de calorías. Esto se debe a que la presencia de la vitamina B facilita la asimilación de dichos azúcares.

    Contiene, además, otras vitaminas, como la A y la D, que favorecen el crecimiento y el desarrollo, tienen propiedades antiinfecciosas y facilitan la fijación del calcio. Posee también vitaminas Bl, B2 Y PP, antineuriticas y antipelagra.

    Su riqueza en minerales aumenta su importancia nutritiva. Cien gramos de dátiles satisfacen las necesidades diarias de hierro. Es una de las primeras frutas en cuanto a su contenido en fósforo y su riqueza en calcio es también muy elevada; estos dos minerales favorecen el crecimiento.

    En cuanto a su contenido en magnesio, es un alimento muy notable. Esta riqueza se explica por la alta concentración de magnesio en las aguas subterráneas que irrigan los palmerales. Como la ausencia de cáncer en la población de los oasis ha sido demostrada, es ésta una constatación de gran interés.

    Los dátiles son considerados, pues, como un alimento tónico muscular y nervioso y como un preventivo contra el envejecimiento y el cáncer.

Quién debe comerlos

    Los dátiles se hallan indicados en el embarazo y en el crecimiento. Son recomendables, por tanto, para los niños, sobre todo adolescentes, para los cuales constituye una golosina y un postre excelente.

    También deben comerlos los deportistas, sobre todo los alpinistas y los trabajadores que hacen gran esfuerzo físico. Es un buen alimento en casos de insuficiencia renal en los que conviene reducir el aporte proteico o cuando es necesario un régimen alcalino.

    Finalmente, son buenos para convalecientes, personas muy débiles, anémicas y en los estados de desmineralización, tuberculosis, astenia física o intelectual, etc.

Quién NO debe comerlos

    Los dátiles son un alimento prohibido para los diabéticos y los obesos. Tampoco deben consumirse en casos de litiasis renal cálcica.

    Deben comerse con moderación por las personas de estómago delicado.

Cómo deben comerse

    Los dátiles bien sazonados de los oasis, comidos recién cogidos de la palmera, son mucho más deliciosos que después de someterlos a largos transportes. No obstante, siguen conservando todas sus virtudes.

    En los países árabes se consumen grandes cantidades de ellos, sobre todo asociados a la leche, que completa su valor nutritivo.

    En realidad pueden comerse de cualquier manera, incluso como alimento-medicamento. Los dátiles tienen propiedades emolientes, sirviendo para ablandar la tos cuando es excesivamente seca y para combatir los catarros de las vías respiratorias. Para ello se recomienda hervirlos con leche y comerlos acompanados de una buena taza de la misma leche en que se han hervido, bien caliente. Se darán tres tazas al día con media docena de dátiles para cada taza, pudiendo aumentar tanto la cantidad de leche como la de dátiles, si as! se desea, sin temor alguno.