Los frutos secos


 
 
 
 
 
 
 

La nuez

Varios estudios relacionan los nutrientes aportados por las nueces con diferentes beneficios para la salud como disminuir la grasa sanguínea y el colesterol, disminuir el riesgo de enfermedad cardíaca, su acción antiinflamatoria, y una buena fuente de nutrientes para los pacientes inapetentes

Archivo Dra Sosa ©Copyright 2001 La nuez es una de las tantas frutas secas disponibles en nuestro país. Ellas forman parte del escalón más superior de la pirámide de alimentos aportándonos ácidos grasos esenciales. Sus propiedades terapéuticas son varias:
  • Ayuda a mantener la salud cardíaca ya que el ácido lionoleico reduce los niveles de colesterol plasmáticos.

  • El ácido linoleico y el ácido graso omega 3, controlan los coágulos sanguíneos.

  • En estudios, las personas que consumieron nueces mostraron tener menor riesgo de padecer enfermedades coronarias y disminuyeron las grasas sanguíneas, el colesterol, y presión arterial. La disminución del colesterol puede ser sustancial en 4 semanas con aumento del HDL (colesterol bueno) y disminución del LDL (colesterol malo).

  • Los ácidos grasos omega 3 tienen acción antiinflamatoria. Han sido usados satisfactoriamente para disminuir la severidad de la artritis reumatoidea, pieles escamosas, sarnosas.

La concentración de nutrientes con un alto aporte calórico las hace buenas para personas inapetentes como convalecientes.

Archivo Dra Sosa ©Copyright 2001

Los efectos beneficiosos de las nueces no sólo provienen de su alto contenido en ácido graso Omega 3. Contienen además vitamina A, vitamina E y ácido fólico.

Cada 28 gramos de nueces, 5 nueces o 10 mitades, aportan:
calorías 186
proteínas 4.8 g
glúcidos 3 g
grasa 17.5g
grasa saturada 1.9 g
grasa monoinsaturada 3.1 g
grasa poliinsaturada 11.7 g
fibra 1.7 g
hierro 0.7 mg
selenio 1.5 mcg
Zinc 0.8 mg
Vitamina E 12 mg
ácido fólico 21.6 mcg

 

 

Archivo Dra Sosa ©Copyright 2001


 

Archivo Dra Sosa ©Copyright 2001 Esta cantidad aporta el ácido linoleico necesario para un día y más de la mitad básica de los requerimientos del a linolénico. Pero si aumentamos el consumo de nueces hay que tener en cuenta que ellas aportan también gran cantidad de grasas poliinsaturadas, aumentando así las necesidades de vitamina E por su acción antioxidante.

Nunca se deben consumir las nueces que tienen sabor amargo ya que significa que ha comenzado la oxidación con posibles efectos nocivos para la salud.

Las nueces pueden consumirse crudas o cocidas.

Hay que mantenerlas siempre en recipientes sin aire, en lugares frescos y oscuros. Las nueces con cáscara se pueden freezear.

Estas frutas secas son una buena fuente de nutrientes pero hay que tener un control sobre su consumo ya que en grandes cantidades pueden llevarnos a un sobrepeso y a superar la recomendación del 10% del valor calórico total aportado por los ácidos grasos poliinsaturados.